Vivir en paz, no levantar la mano contra el hermano, dice Arzobispo

, , Comentarios desactivados en Vivir en paz, no levantar la mano contra el hermano, dice Arzobispo

  • Deseó Don Pedro Vásquez, que no haya sufrimientos por muerte o secuestro de alguien

Guillermo Castillejos Avila

Mirarnos como hermanos, ser solidarios, fraternos, vivir en paz y que ninguno levante la mano contra su hermano, fue el llamado del Arzobispo de Oaxaca, a feligreses asistentes a la misa dominical del medio día, en La Catedral metropolitana.

Subrayó Don Pedro Vásquez Villalobos, jefe de la iglesia católica en Oaxaca, que no haya sufrimientos a causa de la muerte o secuestro de alguien y les quiten lo que con tanto sacrificio ganan, obtienen en sus negocios.

GUELAGUETZA

Reconoció y destacó la presencia de muchos de nuestros hermanos en la ciudad capital Oaxaca de Juárez, porque se va a vivir nuestra Guelaguetza y vamos a presentar al mundo nuestra historia, nuestra cultura como oaxaqueños de las diferentes regiones del Estado.

Señaló que seamos buenos anfitriones, recibamos con cariño y respeto a las personas que vienen a visitarnos, hablémosles—dijo—de lo que nos ilusiona y nos llena de esperanzas.

También de nuestros sufrimientos, dolores, tristezas, pobrezas, carencias que enfrentamos en el Estado

Dijo que especialmente nuestra ciudad—Oaxaca de Juárez—vive del turismo, también muchos de nuestros pueblos viven de la compra de artesanías que producen, por parte de visitantes, de ahí su postura y señalamiento: necesitamos del turismo, tanto nacional como extranjero.

DIALOGO CON  DIOS

En el aspecto religioso, el Arzobispo de Antequera Oaxaca, Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, dijo que para tener un  encuentro con Dios y santificar el Domingo, tenemos que hacer 3 cosas: participar en la santa misa, descansar de las labores ordinarias y convivir con la familia.

Señaló de importante en la vida familiar, en el hogar, en el trabajo, dedicar tiempo al diálogo con Dios, no descuidarlo, puesto que en ocasiones andamos mal, desalentados, desilusionados, enfadados, porque no se da ese ratito a Dios.

Afirmó que en  diálogo con Dios, se verá la vida en forma diferente, si puede ir al Sagrario, mejor, sino desde el sagrario de su casa, de su familia, dialogue con Dios.

Por la semana que vamos a vivir, con motivo de la Guelaguetza, el Arzobispo deseó felicidades a propios y extraños, a los visitantes les dijo que regresen felices a sus lugares de procedencia.