Vamos a vivir en paz y armonía, si se vive la comunión: Arzobispo

, , Comentarios desactivados en Vamos a vivir en paz y armonía, si se vive la comunión: Arzobispo

  • En la misa crismal, llamó a sacerdotes llevar a los enfermos, aliento y esperanza

Guillermo Castillejos Avila

Vivir la comunión, no dividirnos, no confrontarse pueblos contra pueblos, vivir en paz, en armonía, fue el llamado del Arzobispo de Oaxaca, al encabezar el sacramento de la eucaristía, en la misa crismal, celebrada ayer martes santo, en el templo de Santo Domingo de Guzmán, de la ciudad de Oaxaca de Juárez.

El Arzobispo Pedro Vásquez Villalobos, agradeció la presencia de los que llamó “hermanos sacerdotes”, en la solemne celebración para encomendar su ministerio sacerdotal a Dios, que los llamó a este servicio.

Afirmó que los sacerdotes se reunieron con su obispo, como signo de comunión, deseando—dijo—que esto se haga realidad en nuestra vida, donde afirmó que como familia sacerdotal, tienen que ser fraternos y dar testimonio de unidad.

Sostuvo que si se vive la comunión, vamos a vivir en paz, en armonía, se tenderán la mano entre pueblos y entre familias, destacando de importante que en la familia sacerdotal, se viva la comunión.

Pidió al Señor la gracia de hacer esa comunión y llamó a los sacerdotes, dedicarle amor al confesionario, dedicar horas y horas para escuchar en confesión a ese hermano que viene a nosotros—dijo—porque siente la necesidad de ser escuchado, perdonado.

Desgástante en el confesionario, ahi donde las almas se santifican y descubren que la fuerza está en Dios; tú eres el que puede pacificar, alimenta al pueblo con la palabra de Dios y con el cuerpo y la sangre del Señor, dijo a los sacerdotes.

Los exhortó a no dejar la eucaristía ningún día y no olvidarse de tantos hermanitos nuestros—dijo—que están postrados en el dolor, llévales esa fortaleza de la unción de los enfermos.

Señaló Don Pedro Vásquez, que hay unos hermanos que sufren, que tienen enfermedades incurables, e indicó que ojalá los puedan ver con frecuencia, los puedan visitar, les lleven aliento y esperanza, como parte de su ministerio.

No lo dejemos a los ministros que domingo a domingo llevan la comunión  al enfermito, no nos quedemos tranquilos, dijo a los sacerdotes.

Continuó diciendo: que tus manos sacerdotales toquen la carne sufriente de nuestro Señor y te van a decir, después que me tocó, sentí algo muy hermoso que nunca había sentido.

Afirmó el jefe de la iglesia católica en Oaxaca, que Dios hace maravillas a través de las manos de los sacerdotes, los llamó a que no les cause repugnancia la parte sufriente de nuestro Señor.

Referente a los sacerdotes, los hombres ungidos y ordenados para celebrar y ofrecer el sacrificio de la misa, afirmó que los fieles los aman por lo que hacen sacerdotalmente, no los aman por su cara bonita, los aman por el ejercicio de su ministerio en favor del pueblo, los respetan  y los miran con honor y bondad.

Llamó a los curas a ser los grandes sacerdotes, los llaman santos sacerdotes, porque el pueblo siente el misterio en su oración, finalizó el Arzobispo, quien pidió que Dios bendiga a todas nuestras comunidades.

La misa que ofició el Arzobispo, en el templo de Santo Domingo de Guzmán, fue presenciada por familias diversas y particulares, de paso en esta ciudad con  motivo de la Semana Santa y el periodo vacacional.