Se equivoca AMLO si cree que al PRI lo puede jalar cuando quiera, “no somos Judas”: Sauri

, , Comentarios desactivados en Se equivoca AMLO si cree que al PRI lo puede jalar cuando quiera, “no somos Judas”: Sauri

*Busca sembrar la sombra de la sospecha sobre el partido, mandó una bola ensalivada, indicó

Dulce María Sauri

  En el lenguaje beisbolero que le gusta al señor Presidente, fue un bola ensalivada que aventó, porque pudo haber mencionado a cualquiera de los otros partidos que formamos parte de la oposición, pero escogió al PRI, comentó la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri, en relación a lo dicho por el presidente López Obrador en el sentido de que podría hacer alianzas con el PRI para sacar adelante reformas constitucionales.

 Es una manera para tener una sombra sobre el partido, sobre el importante logro que la alianza opositora tuvo en relación a restablecer los equilibrios en la Cámara de Diputados y de alguna manera señalar al PRI como si fuera el judas de la ciudadanía mexicana que optó por la pluralidad, y no somos judas definitivamente, añadió Sauri.

 Agregó: Somos un partido que lucha y que tiene muy claro que la confianza que le dio la sociedad mexicana al PRI en una coalición opositora es para hacer valer la pluralidad, la diversidad y la democracia en el país.  

 Entrevistada al término de la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, en el Senado, dijo: Podemos decirle bola ensalivada, podemos decirle beso del diablo, pero el hecho es que va hacia sembrar sospecha y esto de ninguna manera podemos permitirlo quienes somos priistas y estamos convencidas y convencidos de que el voto del pasado domingo 6 de junio fue a favor de la pluralidad de la ciudad y ese es nuestro compromiso.  

 La política yucateca, en relación a los resultados electorales del 6 de junio, consideró que hay que partir de reconocer los hechos, y el hecho es que el PRI perdió siete gubernaturas, cuando menos, hasta el día de hoy que es cuando se inician los cómputos  distritales y la constancia de mayoría a los candidatos y candidatas vencedores en las gubernaturas que se entregará el próximo domingo; pero, hoy por hoy, hay ocho de ocho, estamos entrando al recuentro con ocho gubernaturas perdidas, es decir de la totalidad de las gubernaturas que estaban en juego para el PRI en esta elección.

  Segundo: territorialmente hubo avances en el centro del país, avances obtenidos en coalición con los otros partidos políticos y en el norte del país se refrendó, en Coahuila y en Nuevo León, la presencia del PRI. Ahí ganamos 11 distritos de mayoría.

 Entonces, esa es la realidad a partir de la cual el PRI tiene que trazar una estrategia, por eso es necesario despejar toda sombra de duda respecto al papel del PRI en la próxima legislatura. Será oposición, una oposición que defienda los intereses de la sociedad mexicana, de la democracia, de la pluralidad y de la diversidad.    

 Yo creo, indicó, que tiene que haber un ejercicio de reflexión  autocrítica, abierta, dispuesta a enfrentar una realidad que no nos favoreció; o sea, el PRI, vamos a decir, que 17 por ciento de la votación para diputadas y diputados en 2018, ahora registra 18 por ciento. No se cayó, incluso avanzó poquito, pero no es suficiente para un partido que aspira a competir y ganar la elección presidencial en 2024.

  Entrevistada sobre los comentarios presidenciales, dijo que  la cuestión del cambio se tiene que concentrar en la estrategia. A mí me parece que, si se hace lo mismo, pues da lo mismo que se haga con cualquier persona. Lo que se tiene que analizar críticamente es la estrategia y, sobre todo, con un análisis crítico de lo que sucedió y que se desprenda una estrategia general hacia el 2024.

 

 Este no es un problema de alianzas para sacar reformas constitucionales, porque en esta legislatura lo hicimos y lo hicimos en numerosas ocasiones. Puedo citar aquí, por ejemplo, la del Artículo 4° constitucional, respecto a las pensiones para adultos mayores, las becas, etcétera, así como también otras de gran relevancia, como la del 3° constitucional en materia de educación.

 El problema central es el momento y la forma como el Presidente de la República habla de lo que hemos hecho, no sólo el PRI, los distintos partidos opositores, para alcanzar esa mayoría calificada, y la sombra de la sospecha va en el sentido de decir: al PRI lo podemos jalar cuando queramos, y ahí, el señor Presidente, con todo respeto, está muy equivocado.

 -¿La estrategia que está usted proponiendo hacia futuro, hacia el 2024, necesariamente tendrá que llevar a cambios en la dirigencia nacional del partido?

 – A ver, a mí no me parece que haya que poner la carreta por delante del burro, y para mí la carreta es la estrategia. Que después veamos con qué animales de tiro vamos a jalarla, esa es la segunda parte.

 Es muy fácil, porque yo ya lo viví, concentrar o desviar la atención de ese análisis culpando a personas. Primero hay que analizar por qué se dieron las cosas.

 -¿Pero no fue un error ir en alianza?

 – Definitivamente no. Me parece que el PRI hizo lo que un sector importante de la sociedad mexicana reclamaba: poner por encima de los intereses partidistas, los intereses del pueblo, los intereses de la ciudadanía, y mostrarse como una opción opositora al actual gobierno.