Pueblos enfrentados y divididos en Oaxaca; hay miedo y no paz

, , Comentarios desactivados en Pueblos enfrentados y divididos en Oaxaca; hay miedo y no paz

Algo está pasando, no pueden cruzar un río y atravesar un camino, dijo el Arzobispo

Guillermo Castillejos Avila

En Oaxaca, hablamos de injusticias de otros pueblos y otras naciones, y no somos capaces de mirar las injusticias que cometemos en nuestro Municipio contra otro Municipio, de un pueblo contra otro pueblo, afirmó y dijo el Arzobispo a los asistentes a la misa dominical del medio día en Catedral.

Decimos que un gobierno extranjero nos quiere poner un muro, cuando en el Estado de Oaxaca ponemos un muro, ponemos otro y mas muros, y no podemos caminar por aquí y por allá, que tristeza, dijo el Arzobispo de Antequera Oaxaca, Monseñor Pedro Vásquez Villalobos.

Dijo que en sus recorridos de parroquias y Municipios del interior del Estado, sacerdotes y fieles le denuncian tener mucho miedo al encontrarse divididos en sus pueblos y estar enfrentados con otros pueblos, lo que los lleva a no vivir en paz

Existe mucho miedo en los pueblos, se vive una situación difícil en el Estado y algo está pasando, manifestó el Arzobispo, quien dijo que sus hermanos, los oaxaqueños, no son malos ni tienen sentimientos malos y se preguntó:

Entonces porque no podemos entendernos, porque tanto están peleando, porque están divididos, porque no podemos vivir en paz.

Continuó con su interrogativa de porque tanta ambición, porque se quieren sentir amos y señores de los demás, porque no pueden cruzar un río y atravesar un camino.

Justificó que no vivimos como hermanos en una vivencia fraternal, en una convivencia magnífica, en un salir y entrar de un pueblo a otro con toda libertad, porque no utilizar y recorrer un camino, cuando se es de ese pueblo.

Le pido a la madre de Dios—dijo el Arzobispo—que toque nuestro corazón, que la mujer fiel mueva los corazones para que podamos vivir en paz y cada uno pongamos lo que está de nuestra parte, para arreglarnos bien.

Don Pedro Vásquez, habló de los sacerdotes, aceptó que tienen muchos defectos, son observados de lo que hacen, que dicen y como viven, hay mucha imperfección y necesitan corregirse

Reconoció haber provocado que los fieles afirmen que no los forman ni los educan; expresó que necesitamos ayudarnos, advirtiendo: no te olvides que vienes de un  árbol bueno y tienes que dar frutos buenos.

Afirmó creer que ningún padre o madre de familia quieren tener un hijo malo, quieren sentirse orgullosos de su hijo y que sea un hijo de bien, en su relación con los hijos no piensan en tener un hijo que se dedique a las maldades, al desorden, sino un hijo ordenado que den frutos buenos porque vienen de un árbol bueno; no te olvides que eres un hijo de Dios y tienes que vivir como tal, indicó el Arzobispo.