“Nunca más una reforma educativa de castigo”: Piña Bernal

, , Comentarios desactivados en “Nunca más una reforma educativa de castigo”: Piña Bernal

*Concluyó la última audiencia sobre reforma, “nunca más de castigo”

La presidenta de la Comisión de Educación, diputada Adela Piña Bernal, durante la última audiencia en materia educativa, señaló que la evaluación es un proceso inherente en el sistema educativo nacional, se analizará su continuidad con carácter formativo, de retroalimentación, capacitación, actualización y “nunca más de castigo”.

En el marco del análisis de la iniciativa que reforma los artículos 3º, 31 y 71 de la Constitución, legisladores se reunieron con organismos autónomos y autoridades formativas federales y estatales, durante la última audiencia en materia educativa, en el marco del análisis de la iniciativa que reforma los artículos 3º, 31 y 71 de la Constitución.

La anterior reforma educativa se aprobó en 10 días y emanó de un falso consenso y un pacto político, “que sirvió únicamente para pasar por encima de los ciudadanos, sin tomar en cuenta su opinión”.

Reconoció que hoy también se debe conseguir el acuerdo que provenga de un ejercicio de pluralidad, escuchar, y ser abiertos y propositivos. “Un consenso entre la sociedad y sus representantes, porque no hay verdades absolutas ni únicas; nos corresponde a todas y todos”.

Piña Bernal enfatizó que durante las siete audiencias se escucharon todas  las voces y el común denominador fue la pluralidad y el respeto a todas las formas de pensar. “Hubo muchas  coincidencias, la más importante fue que los principales actores del sistema educativo son las niñas, niños y jóvenes. También se habló de interculturalidad, educación inicial, especial y física, de un enfoque humanístico y conceptos de calidad y excelencia”.

Los legisladores, aseguró, tomamos nota de cada una de las propuestas y “lo vamos a asumir con toda la responsabilidad”. Enfatizó que “no hay presiones para nosotros, no hay intereses de grupo y tampoco nos dejaremos amedrentar por nadie, somos responsables ante los mexicanos”.

Francisco Cartas Cabrera, coordinador nacional del Servicio Profesional Docente de la Secretaría de Educación Pública, consideró un error aplicar criterios sancionadores y persecutorios que parten de la desconfianza hacia los profesionales de la docencia; “la mayor fuerza que tiene México en su educación es, precisamente, el recurso humano en sus maestras y maestros”.

Coincidió en que la evaluación establecida a través de la reforma educativa afecta la estabilidad laboral, toda vez que la autoridad cesó a muchos maestros sin ninguna responsabilidad, aplicando evaluaciones estandarizadas que no toman en consideración contextos económicos, sociales y demográficos que inciden en los procesos educativos.

Es necesario, reiteró, privilegiar el diálogo ante cualquier otro mecanismo de imposición de estructuras normativas que no obtengan el impacto deseado ante la ciudadanía: “se pretende que se reforme el sistema educativo a través de la consulta a sus actores centrales, buscando que, a partir de la misma, no se realicen modificaciones en materia educativa sin la participación de los maestros, pues son estos últimos quienes tienen el conocimiento y la experiencia que se refleja en su desempeño en el aula”.

Por su parte, la consejera presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Teresa Bracho González, manifestó que “no se puede eliminar el instituto por una percepción basada en mitos y mentiras, como el de ser un instrumento persecutor para el magisterio”.

Afirmó que “no contar con un organismo autónomo que evalúe el cumplimiento del derecho a la educación asentado en la constitución es volver al oscurantismo. Nadie quiere eso”.

El único fin que persigue el INEE, explicó, es la defensa de una educación de calidad y con equidad para todos los mexicanos.

Estimó que la enseñanza, por sí sola, no es suficiente para generar bienestar, sino que requiere de otros factores y grandes esfuerzos gubernamentales, de los distintos actores de la sociedad y del ámbito educativo.

La formación de calidad obedece a lo que se plantea en los objetivos de desarrollo sostenible 2030 de la Unesco, y avalados por la mayor parte de los países, incluido México.

“Hoy sabemos que la calidad no puede desvincularse de la equidad educativa, la pertinencia, el desarrollo integral, la interculturalidad y la atención a la diversidad. Asuntos que no pueden ser omitidos en una nueva legislación educativa”, añadió.

El director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, resaltó la importancia de la participación de los pueblos y comunidades indígenas, en el análisis de la próxima reforma educativa.

“En un tema tan importante como la educación tiene que escucharse la voz de todas y de todos. No tenemos por qué repetir aquella vieja historia de cuando esta Soberanía, las diputadas y diputados se encerraron y avalaron una iniciativa que ha puesto en entredicho y ha lastimado a la educación de nuestro país y los derechos de las maestras y maestros”.

Pidió a los legisladores incluir en el primer párrafo del artículo tercero, el principio de la interculturalidad, que es acorde a la naturaleza pluricultural de la sociedad mexicana.

El diputado Azael Santiago Chepi (Morena) destacó que la propuesta enviada por el titular del Ejecutivo es un proyecto de nación soberana que busca preservar la cultura de nuestro país. “Se requiere construir una verdadera reforma educativa plural, incluyente, humanista y con argumentos de todos los sectores involucrados en la enseñanza”.

“Esta legislatura decidió realizar audiencias públicas, en un ejercicio democrático de parlamento abierto, con la finalidad de escuchar las opiniones en torno a la educación; contrario a lo que sucedió en 2013, cuando a puerta cerrada y sin escuchar a nadie se reformó el artículo 3º constitucional”, agregó.