No soy sirviente de potentados ni el presidente puede ser rehén de poderosos: AMLO

, , Comentarios desactivados en No soy sirviente de potentados ni el presidente puede ser rehén de poderosos: AMLO

*No me chupo el dedo para confiar en el Poder Judicial, donde todo está podrido, dijo

Mi único amo es el pueblo. No soy un sirviente de potentados, soy presidente de México, y el presidente de México no puede ser rehén de nadie; represento a todos, a ricos y a pobres y tengo como encomienda no permitir injusticias, luchar siempre por la igualdad afirmó en Lerdo, Durango, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al presidir una asamblea para poner en marcha el programa Agua Saludable para la Laguna -con inversión de 10,000 mdp en beneficio de un millón 600 mil habitantes de cinco municipio de Coahuila y 4 de Durango-, el presidente afirmó que se  cuidará que no haya privilegios en el uso del agua, que no haya huachicol con el agua, que va a estar pendiente y se van a evitar abusos.

Entonces, vengo a decirles que es un buen proyecto para beneficio de todo el pueblo, no se perjudica a nadie, es de los proyectos más nobles que pueda haber. No habrá afectaciones al medio ambiente ni a los agricultores, precisó.

Reconoció que hay proyectos en donde sí se sacrifican, se perjudican algunos en beneficio de otros. A veces, por beneficiar a la colectividad, a una mayoría, se perjudica o se afecta a minorías, porque siempre tiene que prevalecer el interés general, el interés colectivo por encima de los intereses particulares o de grupos por legítimos que sean, pero en este caso no se perjudica a nadie y sí nos beneficia a todos.

Acompañado de los alcaldes de la región, de líderes sociales y de los gobernadores de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme y de Durango, José Rosas Aispuro, de quienes recibió apoyo y su decisión de convencer a los habitantes a aceptar la obra que evitará el consumo de agua con arsénico que provoca cáncer y que es sustraído de 160 pozos, el presidente convocó a una nueva asamblea el 3 de octubre para la cual cuando se realice ya no deben estar en curso los amparos de los opositores.

Dijo que por eso llegó a La Laguna, porque el director de CONAGUA, Germán Martínez Santoyo, le informó que ya había amparos contra la obra -un acueducto que aprovechará los escurrimientos del río Nazas-, y dijo entonces voy para allá para convencer a la gente, y si no quieren, pues no se hace, porque nada por la fuerza, todo por el derecho y la razón.

Manifestó López Obrador que no se está chupando el dedo para confiar en el podrido Poder Judiciai que está al servicio de los poderosos pues jueces y magistrados se oponen a los avances con tal de servir a esos corruptos; por eso, señaló, en un mes regresará para saber la decisión y que los opositores hayan ya retirado los amparos.

Indicó que no quiere dejar obras tiradas al término de su administración como ocurrió con su gobierno que recibió obras inconclusas, abandonadas, unas que no se pueden continuar y otras que si seguirán como la presa El Zapotillo donde como estaba proyectaba ponía en riesgo de inundación a tres comunidades. Ahora se seguirá con la aprobación del pueblo y se evitará tal riesgo,dijo.