No ofrecí semáforo verde para octubre, no es tarot ni promesa de campaña: López-Gatell; hay 65,816 defunciones

, , Comentarios desactivados en No ofrecí semáforo verde para octubre, no es tarot ni promesa de campaña: López-Gatell; hay 65,816 defunciones

Subsecretario Hugo López-Gatell

*Señala tres escenario: inmunidad biológica frente a la infección; la vacuna, si esta es eficaz y que la enfermedad sea estacional, dijo

Al 02 de septiembre hay 610,957 casos confirmados y 81,775 sospechosos de covid-19, se han registrado 683,438 negativos, 65,816 defunciones confirmadas y 424,990 personas recuperadas informó la secretaría de Salud.

Durante la conferencia de prensa nocturna en Palacio Nacional, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell aclaró que no ofreció que en octubre habrá semáforo verde, no funciona así, no son promesas de campaña, no son pronósticos, no es el tarot. Uno hace consideración de los métodos técnicos, de epidemiología, epidemiología matemática y tiene predicciones sujetas a las condiciones de la realidad y si esas condiciones no se cumplen pues no ocurre lo que se predijo.

E indicó que si y sólo si, si se cumplen las condiciones que generaron la predicción, si el comportamiento social es favorable a disminuir los contagios, porque se respetan las indicaciones de la autoridad sanitaria, se mantiene a sana distancia, se lava las manos, usa el cubrebocas en espacios públicos cerrados, etcétera, entonces es probable que ocurra la predicción, y la predicción tiene un margen de probabilidad en donde puede o no ocurrir; de hecho, concretamente la predicción es el 80 por ciento de probabilidad de que ese sea el escenario que ocurra.

Aprovecho para aclararlo, para aquellos que ya están en el hilo de que yo prometí semáforos verdes en octubre y si llegamos a octubre sin semáforos verdes, que no se frustren o no se inquieten demasiado.

Indicó que respecto a la pandemia de covid-19,  hay tres escenarios factibles, son hasta cierto punto mutuamente excluyentes:

Escenario uno, que la magnitud de la epidemia medida por el número o la proporción de personas en el mundo y también cada país y también en cada nivel subnacional, provincia, estado, municipio, tenga el antecedente de haber tenido exposición al virus y que se cumpla algo que todavía no se conoce con certeza, que es la infección resulte en inmunidad, en la protección biológica frente a la infección.

Pero, además, que esta inmunidad de suficiente duración, seis meses, 12 meses, 18 meses, de por vida, no sabemos cuánto dura la inmunidad frente a la infección por COVID-19. No solo eso, no conocemos -cuando digo el plural, me refiero a la comunidad científica mundial- no se conoce todavía todos los mecanismos de inmunidad.

Hay dos tipos de inmunidad generales: uno es la inmunidad celular, hay un grupo de células, linfocitos de distintos tipos que inhiben o destruyen al virus; y hay otros que dependen de los anticuerpos, sustancias que producen estos linfocitos, otro tipo de linfocitos; entonces, no se sabe todavía a ciencia cierta en el mundo entero cuál es la calidad y las propiedades de esta respuesta inmune.

Entonces aquí tenemos que hacer un supuesto y decir si y solo si la infección por COVID genera inmunidad y si y solo si esa inmunidad es de suficiente duración, pensemos arbitrariamente seis meses, entonces llegaremos a un punto en donde alcancemos la proporción de personas inmunes, el porcentaje necesario para que sea inviable la transmisión y ese fenómeno se llama inmunidad rebaño, en donde no todo mundo necesita ser inmune, hay un porcentaje que es suficiente para que ya la probabilidad de encontrarse entre una persona no inmune y una persona infectante es razonablemente baja para que no se perpetúe la infección.

Dada la transmisibilidad del virus SARS-CoV-2, transmisibilidad promedio que está determinada también por muchos factores se necesitaría entre 65 y 75 por ciento de las personas inmunes en cada espacio global, nacional, subnacional, regional, local para que se inhibiera la transmisión.

¿Cómo alcanzar esta inmunidad?

Hay dos maneras, y es el escenario dos, el escenario uno es por la propagación del propio virus, el escenario dos es por una acción externa, la vacuna. La vacuna es una medida de protección específica que justamente lo que resultaría si y sólo si la vacuna resulta ser eficaz, sí sólo sí se puede poner en unas condiciones eficientes para que sea efectiva, entonces se alcanza ese porcentaje y se extingue la epidemia, pero también si y sólo si la inmunidad inducida por la vacuna es de duración suficiente.

Y un tercer escenario que no está descartado, de hecho, es una posibilidad muy factible que ya ha empezado a mencionar la Organización Mundial de la Salud es que COVID-19 se vuelva una enfermedad endémica. Le llamamos endémica a una condición de salud que permanece por un periodo largo, a diferencia de epidémica, que es que surge en un momento en el tiempo y que es distinguible como un fenómeno fuera de lo habitual. La endemia es habitual, la epidemia es no habitual.

Muchas condiciones endémicas empiezan como epidémicas, como inusuales, en este caso es una enfermedad genuinamente emergente, y después ya se quedan como endémicas por un periodo largo, ¿qué tan largo?, no se puede saber. Y un escenario es que se convierta en un fenómeno semejante a la influenza. COVID-19 e influenza, aunque están causados por virus diferentes, de familias de virus muy diferentes, pueden tener un comportamiento clínico y un comportamiento epidemiológico semejante.

Todavía no sabemos si COVID-19 va a entrar en una fase estacional. Le llamamos fase estacional a una condición en donde a lo largo de un año, mayormente identificable por las estaciones climáticas, primavera, verano, otoño, invierno, encontramos variaciones.

La mayoría de las infecciones respiratorias que se transmiten por vía respiratoria y que afectan el árbol respiratorio son estacionales, temporada fría, otoño-invierno, y en primavera-verano disminuye su frecuencia, vuelve a aumentar en el siguiente otoño-invierno, así se comporta influenza desde hace milenios, literalmente milenios y posiblemente SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19 puede empezar a tener fluctuaciones estacionales en convertirse en una influenza más, es una metáfora porque son virus diferentes, pero como si fuera una influenza más.

Esos son los escenarios que enfrenta la humanidad en su conjunto, ninguno de ellos es una promesa, ninguna, es simplemente la reflexión científica de lo que podría llegar a ocurrir. Muchas gracias, Nuria, por la pregunta, señaló.