Mi activismo y loca pasión tienen fundamento racional: será hábito democrático dijo AMLO

, , Comentarios desactivados en Mi activismo y loca pasión tienen fundamento racional: será hábito democrático dijo AMLO

*Este mismo año arrancaremos de raíz al régimen corrupto para transformar México

A un año de la victoria electoral

 

A siete meses de haber iniciado el gobierno, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en el zócalo capitalino, “les expreso con sinceridad que me siento optimista. Pienso que este mismo año terminaremos de arrancar de raíz al régimen corrupto y quedarán construidas las bases para la transformación política de México”.

Ante miles de mexicanos concentrados en la Plaza de la Constitución, indicó: les confieso que mi activismo, mi loca pasión, tiene un fundamento racional: considero que entre más rápido consumamos la obra de transformación más tiempo tendremos para consolidarla y convertirla en hábito democrático, en forma de vida y en forma de gobierno.

Dijo que debemos trabajar de prisa y con profundidad porque, si desgraciadamente regresara al poder el conservadurismo faccioso y corrupto, ni siquiera en esa circunstancia, podrían nuestros adversarios dar marcha atrás a lo establecido y ya logrado en beneficio del pueblo.

Si forjamos una conciencia colectiva sustentada en el amor, la justicia y la honestidad, nadie podrá revertirla. Imaginen si el pueblo les permitiría que la corrupción volviera a ser considerada como delito no grave; que se tolerara de nuevo la condonación de impuestos a los grandes contribuyentes, como se hizo por décadas, o que el gobierno volviera a ser un mero comité al servicio de una pequeña minoría de políticos corruptos y traficantes de influencia, en tanto que la mayoría de los mexicanos se empobreciera y resurgiese la miseria pública.

López Obrador señaló que este proceso no tiene retorno. Ni un paso atrás. Nada de titubeos o medias tintas. Una cosa es evitar la confrontación y garantizar las libertades que son sagradas, y otra cosa muy distinta es la indefinición.

Nosotros somos auténticos: pacifistas y transformadores al mismo tiempo. En la defensa de las causas de la honestidad, la justicia y la democracia, no somos moderados, somos radicales. En estos tiempos, como decía Melchor Ocampo, el moderado es simplemente un conservador más despierto.

Seamos, pues, cada vez más fieles a los anhelos y a las esperanzas que tiene el pueblo de México en un cambio verdadero.

Agradezco de todo corazón a quienes nos han apoyado, incluso a quienes no comparten del todo nuestros ideales y principios y nuestra manera de actuar o proceder.

El amor a México está por encima de cualquier facción, partido, interés personal o de grupo, por legítimo que sea. Así quedó demostrado hace poco, cuando muchos mexicanos de todas las clases sociales y de todos los sectores económicos, cerraron filas ante la amenaza externa de afectar la convivencia, el bienestar y la economía del pueblo y de nuestra nación.

Estoy convencido de que, por sus abundantes recursos naturales y, sobre todo, por la vocación de trabajo de nuestro pueblo, México se convertirá en una potencia económica con dimensión social y con la grandeza moral y cultural que siempre han estado presentes en su esencia profunda. Recordemos el texto del Memorial de Culhuacán:

“En tanto permanezca el mundo, no se acabarán la fama y la gloria de México Tenochtitlán”, finalizó.