Hazaña médica: Salvan la vida a mujer indígena que ingresó grave al IMSS-Rural de Tlaxiaco

, , Comentarios desactivados en Hazaña médica: Salvan la vida a mujer indígena que ingresó grave al IMSS-Rural de Tlaxiaco

*Ingresó por trombosis mesentérica aguda, padecimiento que ocurre uno de cada mil ingresos hospitalarios, estuvo en observación 17 días

Con sus familiares
Con personal del IMSS

Oaxaca, Oax., Jacobo Ventura/ Revista BRECHA.- Médicos cirujanos del Hospital Rural de IMSS-Bienestar de Tlaxiaco, encabezados por Marco Antonio Martínez Castellanos y Tomás Aquino Hernández, salvaron la vida a una mujer indígena de nombre Teresa Epifanía Bautista Miguel, quien ingresó por trombosis mesentérica aguda, padecimiento que  ocurre uno de cada mil ingresos hospitalarios.

Luego de manifestar su agradecimiento al personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Oaxaca y en especial al Hospital Rural de IMSS-Bienestar de Tlaxiaco, familiares de la paciente originaria de San José del Progreso, reconocieron la gran labor y hazaña médica que realizó todo un equipo médico quirúrgico.

El también director del nosocomio, Martinez Castellanos, dijo que en la primera cirugía que se le práctico a la paciente se le encontraron hallazgos complicados, que consistió en una resección de intestino delgado íleon y yeyuno e ileostomía en cañón de escopeta. Sin embargo, en la segunda se presentó una nueva necrosis del intestino también muy complicada.

Por su parte el doctor Aquino Hernández, dijo que la paciente es originaria de San Miguel del Progreso, Tlaxiaco, e ingresó con dolor abdominal generalizado, de inicio súbito, de 24 horas de evolución, con taquicardia, frecuencia respiratoria  y con problemas de abdomen agudo.

El cirujano del IMSS detalló que la paciente ingresó a quirófano bajo el protocolo quirúrgico completo para laparotomía exploradora el día 07/08/20, con los hallazgos de: isquemia y necrosis total de íleon, isquemia y necrosis total del yeyuno distal, isquemia y necrosis del ciego y colon ascendente, abundante líquido purulento fétido, y natas de sangre coagulada, por lo que se concluyó con el diagnóstico de trombosis mesentérica aguda.

Aclaró que a esta mujer se le taparon las arterias que llevan  la sangre hacia los intestinos, por lo que,  se le tuvo que quitar la mitad del intestino grueso. Negó tener enfermedades crónicas, solo oclusión tubaria bilateral (OTB) desde hace seis años y  antecedente de cuatro partos.

Por lo complicado  de la operación se realizó resección total del íleon y del yeyuno distal, con hemicolectomía derecha, encontrando 60 centímetros de intestino viable, a partir del cual se realizó una anastomosis del yeyuno-transverso termino-lateral, proceso  que consiste en unir  la otra mitad del colon.

Hernández manifestó que durante  los 17 días  de  estancia hospitalaria, la paciente estuvo en observación con manejo a base de antibióticos, analgésicos, anticoagulantes, colocación de catéter central, nutrición parenteral total durante los días de ayuno.

“Empezó a comer bien al quinto día posterior a la cirugía con buena tolerancia; fue dada de alta del hospital el día 24/08/20 en buenas condiciones generales con citas subsecuentes para seguimiento a cargo de Cirugía General y Medicina Interna. Cabe destacar  que no ameritó ingreso a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)”.

El cirujano del IMSS, explicó  que la trombosis mesentérica aguda es un padecimiento que ocurre en uno de cada mil ingresos hospitalarios y está asociada con alta mortalidad superior al 60 ciento. “Si el diagnóstico se demora más de 12 horas y por arriba de 90 ciento o más de 24 horas, su abordaje diagnóstico es un reto clínico”, expresó.

Dijo que en más de 50 por ciento  de los casos, la principal causa de isquemia mesentérica aguda, es la oclusión arterial por un émbolo. Este tipo de casos normalmente se atienden en un hospital del tercer nivel, sin embargo, se realizó en un hospital rural y con buenos resultados.

Comento que en medicina, un émbolo es una masa sólida, líquida o gaseosa que se libera dentro de los vasos y es transportada por la sangre a un lugar del organismo distinto del punto de origen, pudiendo provocar una embolia  o bloqueo parcial o total de un vaso sanguíneo por un émbolo.

“Este caso de éxito fue gracias a la oportuna intervención tanto del equipo médico quirúrgico (cirujano, anestesiólogo, enfermera quirúrgica y enfermera circulante), así como en la favorable evolución en hospitalización por parte del personal de enfermería para la atención dedicada durante los 17 días de estancia intrahospitalaria”, destacó el doctor Hernández.

Durante la operación también intervino el doctor José Yamith Joaqui Gómez, residente 3 de anestesiología del Centro Médico Nacional Siglo XX1.