En la tarea de salvar vidas no hay distinciones: Ramírez Pineda

, , Comentarios desactivados en En la tarea de salvar vidas no hay distinciones: Ramírez Pineda

*Obtuvo el ISSSTE donación multiorgá

Donación multiorgánica

nica,  dos riñones y un hígado que serán trasplantados a pacientes adultos mayores

El Director General del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, se mostró profundamente conmovido con la décima donación multiorgánica de 2019, de un hombre de 83 años, en el Hospital Regional de Puebla, a cargo de especialistas del Hospital Regional de Puebla, de la cual se obtuvieron dos riñones y un hígado que serán trasplantados a pacientes adultos mayores en hospitales privados, quienes resultaron compatibles con el donante, pues en la tarea de salvar vidas humanas no hay distinciones para el Sector Salud.

El donante derechohabiente y su gran familia de hijos, nietos y hermanos que le sobreviven, a quienes Ramírez Pineda les agradeció su acto de generosidad humana y amor al prójimo, al aceptar donar sus órganos en beneficio de otros adultos mayores que mejorarán su calidad de vida e indicó que en la tarea de salvar vidas no hay distinciones en el sector salud.

El Director del Hospital Regional de Puebla, Daniel Linares Palafox, afirmó que el éxito de la donación de hoy se debe al trabajo multidisciplinario. Hizo un reconocimiento público al desempeño y compromiso de médicos y enfermeras que participan en la Coordinación de Donación, bajo el liderazgo de Carlos Alberto Toral Echegaray; también agradeció a la Coordinación de Donación Regional Centro a cargo de Diego Guzmán Cárdenas, por apoyar con la logística del proceso y distribución de órganos.

La Coordinadora Nacional de Procuración de Órganos y Tejidos del Instituto, Lizaura Gómez Flores, aseguró que “no hay límite de edad para donar y salvar vidas si los órganos están sanos” y el caso de don Severo, quien presentó muerte encefálica secundaria a un evento cerebrovascular hemorrágico, es un claro ejemplo.

Por protocolo, explicó la especialista, “a todos nuestros posibles donantes se les hace una valoración médica minuciosa para evaluar la función de cada órgano; cuando revisamos los resultados de laboratorio de nuestro donante nos sorprendimos, el señor tenía una función renal y hepática muy buena, mejor que muchas personas menores de 60 años“.