Empresario: sea generoso y ayude a sus trabajadores, pide Arzobispo

, , Comentarios desactivados en Empresario: sea generoso y ayude a sus trabajadores, pide Arzobispo

  • Los llamó a salir a pueblos de la montaña, donde habitan los que nada tienen

Guillermo Castillejos Avila

Dios bendecirá al empresario que sea generoso, comparta y piense en sus trabajadores, los ayude y les tienda las manos; no solo piense en usted, de quien dependen muchas familias, destacó en su homilía el Arzobispo de Oaxaca, desde el altar principal del templo de Santo Domingo de Guzmán, donde ofició la misa dominical.

Si Dios lo ha bendecido con bienes, puede hacer mucho, puede compartir, puede ser una persona generosa, desprendida, Dios solamente lo llamó para administrar esos bienes de los cuales viven muchas familias, manifestó Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, Arzobispo de Antequera Oaxaca.

Dijo, tenemos que ser libres para servir a Dios, para agradarlo con nuestras obras, libres para ser capaces de descubrir lo que quiere Dios en nuestra vida

Preguntó: ¿a usted le preocupa tener bienes materiales dizque para valer en sociedad?  que poquitas personas valen para usted, los miles y millones de gentes para usted no valen porque no tienen nada.

Continuó diciendo: los millones de oaxaqueños no valen para usted, no tienen valor, no cuentan, no son significativos, salga de esta ciudad y vaya a los pueblos escondidos en la montaña, para ver a los que según usted, no valen, porque no tienen.

Haga el esfuerzo por entrar a su corazón de humildes, sencillos, encontrará en ellos una gran riqueza, no tendrán bienes, pero son ricos en su interior, porque saben amar, saben confiar en la providencia divina.

No andan con el pensamiento que solo valen los que tienen, esos hermanos miran a toda persona, en su mirada la guardan en su corazón, la aman, nos superan en virtudes, en dones, en gracias, en bendiciones divinas, son  los que tienen su corazón puesto en bienes del cielo, los que se preocupan por agradar a Dios en sus humildes obras y servicios.

Afirmó el Arzobispo que en esas mentes y corazones se encierran una gran sabiduría humana y divina, pero como nosotros nos sentimos ser otra persona, no nos vamos a rebajar para entrar en diálogo con ellos, porque no hay nada que aprender ni beneficios de quienes ni saben ni tienen; ahí hay riquezas que tal vez nosotros no tenemos, indicó.

Señaló que las cosas no son el fin, son el medio, nadamás, Dios es el único fin, a él sírvale, agrádele y bendígalo.

FAMILIA DOMINICANA

Ante un templo pletórico de fieles católicos, sobresaliendo familias y personas distinguidas de la sociedad oaxaqueña, llamó a la que denominó familia dominica, a pensar e imitar a Santo Domingo de Guzmán, y ser hombres y mujeres de oración, de búsqueda constante de Dios.

Les indicó servir a sus comunidades, a sus hermanos y ser grandes misioneros. Dijo que gracias a esos padres dominicos misioneros, Oaxaca tiene grandes cimientos de fe y grandes construcciones donde se puede leer la fe de nuestros antepasados.

Nos toca cuidarla y cuidemos la historia de salvación de nuestros pueblos; cuidemos el trabajo que hicieron nuestros antepasados, que solo tenían la intención de dar gloria a Dios, afirmó Don Pedro Vásquez Villalobos.

Si construyeron este hermoso templo—dijo—fue para dar gloria a Dios, no lo pensaron para otra cosa. En cada uno de los rinconcitos de este templo, se de gloria a Dios, en cada uno de lo que integran la familia dominica se de la gloria para Dios y el servicio en favor de nuestros hermanos.

Finalizó su exposición dirigida a los fieles presentes en la misa dominical, celebrada a las 13 horas, exhortándolos a cuidar nuestro Oaxaca, cuidar nuestro corazón y el corazón del hermano, y que todos seamos libres para servir y darle gloria a Dios.