El respeto a los derechos humanos no será pretexto para no dar resultados; el delito se perseguirá: Rosa Icela

, , Comentarios desactivados en El respeto a los derechos humanos no será pretexto para no dar resultados; el delito se perseguirá: Rosa Icela

Rosa Icela Rodríguez

*El trabajo será de 24 horas, sin importar credos políticos o religiosos, se abatirá la impunidad

Al reintegrarse como secretaria de Seguridad  y Protección Ciudadana del Gobierno Federal, Rosa Icela Rodríguez, dijo en Palacio Nacional dijo que desde el primer día de actividades exigió a sus colaboradores respeto irrestricto a los derechos humanos, pero que nadie se equivoque, eso tampoco es un pretexto para que no se tengan resultados en protección civil,  seguridad de los penales federales,  capacitación y certificación policiaca, en mesas de seguridad, prevención de adicciones,  debilitamiento del poder económico de la delincuencia organizada, de bandas criminales que se dedican al robo de hidrocarburos, la piratería, extorsión, trata de personas, entre otros delitos.

Y también les dije que se requiere trabajar con mística y entusiasmo, y representar al Gobierno de México con eficacia y conocimiento de las directrices de la Cuarta Transformación. El trabajo es equipo, con austeridad, de 24 horas y con disposición siempre para dar una atención oportuna y eficaz, con vocación en la atención a las víctimas y a sus familiares, porque es nuestro deber escuchar con paciencia, sin prepotencia y sin arbitrariedades.

Durante la conferencia de prensa mañanera del 31 de diciembre, señaló que está en disposición de servir a todas y a todos, sin importar pensamientos distintos, ni credos políticos o religiosos. El delito se va a perseguir, sea quien sea. Priorizaremos abatir la impunidad, la prevención y la persecución de delitos. Nuestro objetivo es trabajar para todos y todas, actuar con justicia en el marco de la legalidad, realizar las acciones normativas y operativas que sean necesarias para prevenir la incidencia delictiva y combatir la violencia hacia las mujeres y los hombres.

Hay esperanza para la ciudadanía, por fortuna, porque en estos dos años ya se sentaron las bases firmes para el cambio. En los meses siguientes quedará atrás el contexto preocupante de la pandemia y seguiremos enfrentando, lamentablemente, problemáticas como la economía y la inseguridad.

En lo económico, estoy segura que saldremos adelante para no dejar a nadie en el rezago y en la marginación. Y en cuanto a la seguridad, no partimos de cero, hay una directriz que usted, señor presidente, nos ha marcado, tomando en cuenta las causas sociales, la inteligencia en la investigación, el seguimiento a las fortunas provenientes del crimen y el combate a la corrupción y a la impunidad.

Finalmente, decir que ya estoy bien de salud como sobreviviente del COVID. Gracias a los médicos y enfermeras, que hacen un esfuerzo sobrehumano para salvar vidas como la mía y ahora prometo dedicar hasta la última de mis fuerzas en el trabajo en materia de seguridad en favor de la sociedad mexicana.  No soy nueva en esto, tengo experiencia, estuve en su Gabinete de Seguridad con usted, con el licenciado Marcelo Ebrard en los gobiernos de la ciudad, así como dos años en la Secretaría de Gobierno de la doctora Claudia Sheinbaum.

En todos los años como jefe de Gobierno de usted, señor presidente, me consta que es muy trabajador y muy dedicado, inicia sus actividades a las 5:30 de la madrugada incluyendo sábados y domingos, incansable y preocupado por la gente, por las situaciones en injusticia. No podemos sino estar a la altura con mucha disciplina y valor.

En resumen, acepté con responsabilidad la convocatoria que me hizo, señor presidente. Una mujer para encabezar la pacificación del país es un reto para la sociedad, pues la propuesta rompe esquemas por ser la primera vez que un presidente se atreve a confiar en las mujeres para atender esa, que es la principal demanda social.  Y, efectivamente, nuestro proyecto cambia paradigmas. No se trata de ganar una guerra, se trata de ganar la paz. Eso es lo que queremos las mujeres y hombres mexicanos, un país en donde podamos vivir con tranquilidad.

Ya se vio que la apuesta por la guerra no funcionó, sólo trajo miles de muertes y dolor a las familias mexicanas. Por eso di un paso al frente, sin temor y con la seguridad de contar con su respaldo y confianza. Cuente conmigo, con lealtad, honestidad, aplomo y trabajo, mucho trabajo.

Gracias, que nos permiten servirles; y gracias, que nos permiten trabajar para ustedes, indicó.