Dolor por la muerte de 3 o 5 personas; además levantones

, , Comentarios desactivados en Dolor por la muerte de 3 o 5 personas; además levantones

  • Miedo ante tanta violencia; ejército ataca en Nicaragua, al sacerdote y personas

Guillermo Castillejos Avila

Cristianismo, es trabajo diario, arduo, los que se anteponen son enemigos de la paz, tenemos miedo ante tanta violencia, afirmó el párroco del Sagrario Metropolitano y padre de la Catedral, Alejandro Rodríguez González.

Las noticias todos los días no nos hablan de un lugar donde haya paz, cuanto desearía uno que al levantarse algún día, dijeran que en tal comunidad la gente, las personas, el pueblo, hizo esto y aquello, mostró y manifestó una comunión, mostró signos que le hacen vivir en paz.

El sacerdote ofició la tradicional misa dominical del medio día, sustituyendo al Arzobispo, Pedro Vásquez Villalobos, desde el altar principal del templo de la Catedral, se refirió a lo que actualmente sucede en Nicaragua, donde la iglesia está siendo atacada por el ejército.

Hombres y mujeres, al igual que el sacerdote, están haciendo ayuno en la Catedral para pedir por la paz, y son violentados. Preguntó ¿que puede hacer un sacerdote y unas mujeres sin un fusil en las manos? 

MIEDO, POR MUCHA VIOLENCIA

Tenemos miedo, hay mucha violencia, hay que indignarnos ante lo que está pasando, ante lo que estamos viendo, tenemos que indignarnos ante tanta violencia, subrayó.

Seguimos sin temor a Dios, sin reconocerle su reinado, seguimos haciendo nuestra soberana voluntad, destruimos el planeta para tener mas dinero en cuentas bancarias, el dinero es el que sigue estando en la soberanía del hombre, no en la soberanía de Dios.

Traemos dolor porque en las noticias no aparece algo bueno, se dice que mataron a 3, a 5, hubo levantones de personas; mientras no dobleguemos el ego, mientras nuestra soberana voluntad se siga imponiendo, nos seguiremos lastimando y destruyendo, indicó el sacerdote.

Dijo: hoy—ayer—estamos celebrando a Jesús, a Cristo, Rey del universo, que significa soberanía de Dios sobre todos los actos de la comisión humana.

Finalizó diciendo que el reino de Dios es un don, pero también es una tarea de todos los días, tenemos que permitir que se haga su voluntad, doblegar nuestra voluntad deja que la soberanía de Dios se ponga por encima de cualquier otra cosa; no es poder, es servicio, no son armas, es amor, no es arrebato, es caridad, esto es lo que el Señor nos pide.