Desde el portal / Despenalización del aborto

, , Comentarios desactivados en Desde el portal / Despenalización del aborto

Ángel Soriano

La Suprema Corte de Justicia de la Nación tomó una decisión histórica de despenalizar el aborto, no sólo atendiendo la demanda de un sector, sino de una decisión personal que corresponde a las mujeres, víctimas de sistemáticos abusos de violaciones o de gestaciones no deseadas y que, aún cuando va en contra del derecho de la vida, sí afecta a otras.

No es tanto que la Ley obligue o no a consumar un acto que va en contra de la vida, sino también el respeto a la vida misma, si es que la decisión  no sólo afecta o daña a una persona o más. La discusión al respecto ha sido prolongada de una parte y de otra sin que se pudiera avanzar por la natural oposición a la misma determinación.

Al considerar que el caso ha sido suficientemente discutido y se ha atendido las propuestas en favor y en contra, y asumiendo que se corren riesgos de que la medida legalizadora no sea aceptada o rechazada, la SCJN determinó por lo que considera más justo, recibiendo el respeto del mismo Poder Ejecutivo Federal.

Por lo consiguiente, es respetable la decisión del máximo tribunal puesto que al interior del mismo hay representantes de la sociedad y de sus diversas corrientes políticas e ideológicas, pero más allá de estas expresiones, se trata de tomar en consideración lo que mejor le conviene a la sociedad en general.

Si durante décadas se respetó y se evitó la confrontación con los grupos o las asociaciones feministas de todas tendencias, hoy se considera que las expresiones se han manifestado con toda libertad y que, en consecuencia, debería tomarse una decisión por encima de esas tendencias que, aun cuando respetables porque pugnan por el derecho de seres indefensos, también hay quienes demandan respeto a su propia vida.

Esta es una decisión que también va en contra de las muy respetables decisiones de los congresos de los estados, pues en cada entidad federativa los puntos de vista son diversos y justificados. Y están en su derecho de legislar de acuerdo a los puntos de vista de las mayorías o las minorías, pero también el derecho de la SCJN de establecer mecanismos legales que rijan en el país.

Y “haiga sido como haiga” sido, la determinación del Poder Judicial es respetable y cumple con su función de regular la vida nacional. Cada quien que asuma la suya en lo individual, grupal o faccioso, pues cada persona debe asumir su decisión en favor de la persona o la sociedad y debemos encaminarnos hacia el respeto de la persona y de las decisiones de la mayoría.

Esto va a la par de los cambios que se van consumando en el país, donde todo cambia y nada permanece estático. Y si es estático y ya muy visto, debe cambiarse para dar paso a las nuevas corrientes, a las nuevas generaciones, y las formas de pensar innovadoras que aun cuando vayan en contra de las tradiciones o de las ideas conservadoras, debe aceptarse que hay otras formas de pensar.

Por eso la SCJN cumplió con su función y que bueno porque de esa manera demuestra que está vigente y dispuestas a asumirse como rectora de los nuevos cambios y adaptándose a una realidad cada vez más cambiante, y que debe ser cada vez más respetuosa de la Ley y de sus instituciones.

 

asorianocarrasco@yahoo.com

www.revistabrecha.com

@BrechaRevista