Desaprueba López-Gatell medidas coercitivas en Oaxaca por no usar cubrebocas; hay 91,289 defunciones

, , Comentarios desactivados en Desaprueba López-Gatell medidas coercitivas en Oaxaca por no usar cubrebocas; hay 91,289 defunciones

Hugo López-Gatell

*Tienen competencia para imponer esas medidas, pero son inconvenientes, señaló

Al 30 de octubre en el país hay 918,811 casos confirmados de covid-19, se han registrado 1,110,937 negativos, 91,289 defunciones confirmadas y 673,457 personas recuperadas informó el Director General de Epidemiología, Ricardo Cortés Alcalá.

Y el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell habló sobre las medidas coercitivas, que efectivamente en Oaxaca se ha retomado esta idea de imponer multas a quien no utilice el cubrebocas. Dijo que en Oaxaca, hace varios meses ya había ocurrido un episodio bastante lamentable en donde policías municipales habían reprimido con el uso de la violencia a un ciudadano por no portar el cubrebocas.

Este fenómeno ha ocurrido en varias otras entidades federativas y hemos visto como distintos gobiernos estatales y también municipales han establecido medidas administrativas de sanción a quien no porte el cubrebocas.

No está en la capacidad legal del gobierno mexicano, el gobierno federal, inhibir estas acciones; es decir, las entidades federativas y los gobiernos municipales pueden tener competencia al respecto para establecer algunas de estas medidas, sobre todo los gobiernos estatales, no necesariamente los municipales, pero el gobierno mexicano tiene una postura clara al respecto.

Consideramos que no es apropiado, no es útil y en cambio puede ser muy inconveniente el culpabilizar al individuo por un fenómeno que es colectivo.

Además, el uso del cubrebocas, como lo hemos dicho en innumerables ocasiones -me lo voy a poner mientras lo digo- el uso del cubrebocas es un instrumento auxiliar, auxiliar, complementario de la protección para las demás personas.

Si yo porto el cubrebocas como lo estoy portando en este momento les ayudo a todos ustedes a que no se contagien si es que yo tuviera el virus SARS-CoV-2 o muchos otros virus respiratorios y estuviera en posibilidad de transferirlo a ustedes a los compañeros aquí presentes.

No es una medida útil para protegerme a mí mismo, no es una barrera de protección suficientemente eficiente, pero no por ello el cubrebocas debería ser obligatorio y el hacerlo obligatorio a través de la coerción ya sea administrativa y, peor aún, el uso de la fuerza pública trastorna la organización de una respuesta colectiva que necesariamente tiene que ser solidaria a la epidemia.

En la historia de la epidemiología, a ver si un día podemos dedicar una sesión a la historia de la epidemiología, vemos este fenómeno de estigma, de discriminación, de culpabilizar a los otros, las otras personas que nos circundan.

Es frecuente además que esto tenga componentes adicionales de discriminación, por ejemplo, a minorías étnicas, minorías nacionales, géneros, distintas diversidades, sexo genéricas, como ha ocurrido por más de 35 años con la epidemia del VIH/sida y se ha mostrado lo que consideramos es las peores expresiones de los seres humanos que son precisamente el odio.

El odio es una muy mala resultante de la ignorancia y el miedo, y la ignorancia y el miedo combinados dan odio y el odio lleva a ver a las otras personas como enemigas y a pensar que están obligadas a ser ese algo para que no yo tenga un problema.

Y ese enfoque, ese enfoque del cubrebocas que ha obsesionado a un segmento pequeño de la población, pero un segmento que repetidamente ha estado insistiendo en este tipo de llamados a la represión, nos parece completamente inconveniente al gobierno mexicano que tenemos una convicción profunda de la importancia de respetar y hacer respetar los derechos humanos de todas las personas.

Entonces, ojalá que haya una reflexión al respecto y que se busque la respuesta sea una respuesta de solidaridad, una respuesta basada en la convicción, en la percepción del riesgo y en la generosidad que permite ayudar a unos con otros.

También existe lo mejor de los seres humanos expresado en las epidemias, el altruismo y el altruismo, exactamente opuesto al odio, es producto de la claridad mental y la templanza.