Continúa en descenso covid-19 afirma López-Gatell; hay 64,158 defunciones

, , Comentarios desactivados en Continúa en descenso covid-19 afirma López-Gatell; hay 64,158 defunciones

*Mueren anualmente 57,000 personas por tabaquismo, extreman medidas porque están asociadas a covid 19, indican expertos

Conferencia sobre covid-19

Ha continuado la positividad para el virus SARS-CoV-2 en personas que tienen el síndrome COVID en descenso, empezamos desde 52 por ciento en la semana 29 y esto ha ido reduciendo, en este momento tenemos 43 por ciento, de las personas que resultan positivas al virus SARS-CoV-2, esto es muy importante porque esto nos permite hacer las estimaciones aun en personas que no tienen la prueba, pero que han sido registradas como sintomáticas informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell

En números generales, dijo,  tenemos un millón 340 mil personas que han sido estudiadas desde el 28 de febrero, de ellas 595 mil 841 han resultado confirmadas y 663 mil 474, descartadas, y 64 mil 158 defunciones.

Respecto a la ocupación hospitalaria, esta es la de camas generales, son las 30 mil 770 camas que han sido dispuestas para la atención de COVID y tenemos 35 por ciento de ellas ocupadas, un poco más de la tercera parte, el resto están desocupadas a nivel nacional y lo que podemos ver es que en las entidades federativas también va disminuyendo el porcentaje de ocupación lo que revela la actividad epidémica en descenso.

Los casos que se hospitalizan en Nuevo León, Nayarit e Hidalgo ocupan 50 por ciento de la disponibilidad hospitalaria, pero en el resto de entidades hay menor ocupación.

Se han destinado 10 mil 117 camas para personas críticamente enfermas y 30 por ciento también, en este caso menos de la tercera parte, en la cifra nacional, 30 por ciento están ocupadas, y tenemos solamente Nuevo León y Aguascalientes con ocupaciones superiores al 50 por ciento; el resto, menores al 50 por ciento. Esto es compatible con la epidemia que va en descenso.

Por su parte el Dr. Gady Zabicky Sirot, titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones informó que a nivel global en distintos países se han dado cambios respecto al consumo de tabaci, en distintas latitudes que también van a una velocidad diferente, sin decir que necesariamente sea el camino, por ejemplo, en Sudáfrica les comentaré que se ha prohibido por completo la venta del tabaco, en Brasil hubo algunos acuerdos también para modificar leyes importantes.

Y, como lo comentaba yo también la semana pasada, en España empezaron con esta conducta de conminar a la ciudadanía a ejercer cierta temperancia, a tratar de no fumar en lugares públicos, a tratar de exponer a los no fumadores lo menos que se pueda.

En nuestro país, desde que se inició la pandemia y desde que empezamos con la Jornada de Sana Distancia, inmediatamente empezamos a tomar medidas relativas al tabaco, hubo una coincidencia muy importante en las decisiones que se estaban tomando en la Secretaría de Salud con respecto a los vapeadores y a estos instrumentos de lo que se va a hablar más durante el día de hoy, y fue una coincidencia afortunada ya que el día de hoy sabemos que actuamos correctamente ya que cada vez estamos más seguros del daño que provocan estos dispositivos a la salud pulmonar y cómo afectan principalmente o de manera aumentada, digamos, durante el COVID, e indicó que de acuerdo a cifras del INEGI durante la pandemia se redujo en 45% la venta y consumo de tabaco

A su vez el Dr. Juan Arturo Sabines, jefe de la Oficina Nacional de Control de Tabaco dijo que en nuestro país fallecen año con año cerca de 57 mil personas, un poco más de 57 mil personas al año.

Señaló que las principales enfermedades asociadas son enfermedades cardiovasculares, la población en términos generales reconoce que fumar es factor de riesgo para el cáncer de pulmón, pero muchas veces desconoce que es factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y actores importantes dentro de esto, por supuesto, más allá del humo del cigarro es la nicotina que está presente en todas las formas que se comercializan los productos de tabaco.

Al Estado le cuesta cerca de 80 mil millones de pesos la atención tan solo de las enfermedades asociadas al consumo de tabaco, en esta tabla no está ni siquiera contemplado lo que cuesta la atención para ayudar a las personas a dejar de fumar ni las acciones de prevención o promoción de la salud, solamente las principales enfermedades asociadas al tabaquismo están aquí y son cerca de 80 mil millones de pesos lo que nos cuesta, indicó.

Participó también Miguel Malo, asesor regional de la OPS y la investigadora Luz Myriam Reynales Shigematsu, sobre el mismo tema.

López-Gatell mencionó que, entre otras disposiciones para prohibir el consumo de tabaco, está también la intención de la comunidad de salud pública, que pudieran etiquetarse los recursos, esto quiere decir lo que se recaba por impuestos derivados de una acción preventiva de salud que puedan ser utilizados en el presupuesto específico para salud o, mejor aún, en el presupuesto específico derivado del control y prevención de ciertas enfermedades.

Sin embargo, las reglas de la hacienda pública en México no contemplan este tipo de mecanismos de etiquetación directa y depende más de la voluntad política de los gobiernos el orientar el presupuesto suficiente con base en lo que se recaba.