Calidad, no cantidad, en futuros sacerdotes, deseo del Arzobispo

, , Comentarios desactivados en Calidad, no cantidad, en futuros sacerdotes, deseo del Arzobispo

  • Lamentó que padres de familia, se opongan y  expresen, no querer en  su casa a un cura

Guillermo Castillejos Avila

Ante la falta de sacerdotes en  la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, el Arzobispo Pedro Vásquez Villalobos, afirmó en la misa dominical en Catedral, la necesidad de promover vocaciones y haya calidad, no cantidad, en éstos religiosos.

Reconoció que son pocos los sacerdotes y no cubren elementales necesidades, nuestros sacerdotes—dijo—viven solos atendiendo a gran número de comunidades y parroquias.

Dijo que un gran número de comunidades y parroquias, al igual que ciudades y pueblos con gran número de habitantes, no tienen sacerdotes; señaló que ha recorrido pueblos y comunidades de la Arquidiócesis, donde le dicen que les envíe un sacerdote que por años no han vivido con ellos y la respuesta ha sido “y de donde, sino los tenemos”

Preguntó a quienes le escuchaban en la misa del medio día que ofició en el templo de La Catedral, si han estado promoviendo vocaciones a la vida sacerdotal y si en sus pueblos donde radican, cuando ven a un joven limpio, sano y recto, le han preguntado si ha pensado y le gustaría ser sacerdote.

Si en su casa, los padres han dicho al hijo si le gustaría ser sacerdote; lamentó que en ocasiones con dolor y tristeza  se escucha que dicen “todo menos cura, no quiero en  casa un cura, que a ninguno de mis hijos se le ocurra ser sacerdote”.

Reconocen que se necesitan sacerdotes, pero afirman que es una vergüenza para la familia. Aquí el Arzobispo Vásquez Villalobos, afirmó que sus padres nunca se avergonzaron de tener un hijo sacerdote, siempre dieron  gracias a Dios.

Pidió que no dejen el trabajo de promover vocaciones sacerdotales a los obispos y sacerdotes, dijo que es obligación y responsabilidad de toda la comunidad y de la iglesia, de la cual somos todos.

Señaló que hay que hablar, motivar y animar a los jóvenes, se les diga que podrían    ser los grandes servidores de la comunidad, anunciando el evangelio, siendo ministro de Dios.

Llamó a medios de comunicación a promover las vocaciones, ante la falta de sacerdotes, subrayando esperar que haya calidad, no cantidad, en éstos ministros de Dios.