Basta de sangre, muertos y diferencias entre pueblos

, , Comentarios desactivados en Basta de sangre, muertos y diferencias entre pueblos

  • Que sea para bien, el encuentro de munícipes con el Presidente, deseo del  Arzobispo

Guillermo Castillejos Avila

Del encuentro del Presidente de la República con los presidentes municipales del Estado de Oaxaca, el Arzobispo dijo que ojalá lleve a que no haya fricciones, enemistades, pleitos, luchas, muertes.Citó el Arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos, como causa, el haberse metido y llevarse 5 árboles, propiedad de un pueblo y preguntó ¿vale mas la vida de los árboles?

Mencionó que por el bien de los hijos, no se siembre odio en el corazón de los niños, porque están viendo a los adultos de un  pueblo que se pelean con otra comunidad y levantan su mano contra otra.

Dijo en voz alta, ya basta de tanta sangre, de tanto muerto, somos los hijos de Dios, que no haya diferencias entre un pueblo y otro, entre mixtecos y zapotecos, amémonos, tendámonos la mano ante tanta pobreza, sufrimiento, dolor y muerte.

Pidió a Dios que está lleno de amor, que nos ayude, usted—dijo—viva y siembre el amor de los que conducen pueblos, que su inteligencia les haga pensar en el bien de los demás, que de sus palabras salga un diálogo, que aprendan a escuchar y tender la mano como hermanos.

Del encuentro del Presidente AMLO con los presidentes municipales de los 570 Ayuntamientos de Oaxaca, el Arzobispo dijo pedir a Dios que sea para bien de nuestros pueblos, donde hay muchas necesidades y carencias.

Necesitamos—dijo—que nuestros presidentes municipales sean los grandes administradores de lo que ponen en sus manos, que piensen en su comunidad y piensen en su servicio.

Recordó lo dicho por los mayores que cuando eran niños se reunían como familia a hacer oración,  a diferencia de los actuales tiempos donde dicen que no se puede, al andar el padre por un lado y demás familiares dedicados a otras actividades.

Ante esta situación, llamó a rescatar la fe y acciones de amor en la vida familiar, para orientar nuestra vida en la comunidad y ahí evangelizar, porque usted—señaló—es iglesia y la iglesia tiene la misión de ir por el mundo, anunciando el evangelio.

Dijo que ayer domingo se celebró el Día Mundial de las Misiones, donde la iglesia toma conciencia que el evangelio de Jesucristo tiene que ser reconocido, escuchado y aceptado, en todos los rincones del mundo.

Habló de la festividad del Señor del Rayo, a celebrarse el próximo día 23, dijo que es Jesucristo crucificado que dio su vida y nos dice que demos la vida por nuestros hermanos, amándolos, sirviéndolos.

Terminó la homilía diciendo que la Virgen María nos bendiga como sus hijos y nos ayude a vivir como sus hijos, con fraternidad, amistad y solidaridad, como miembros de la iglesia.