Aumentará 40% la pensión y se reducirá de 25 a 15 años para obtenerla: Arturo Herrera

, , Comentarios desactivados en Aumentará 40% la pensión y se reducirá de 25 a 15 años para obtenerla: Arturo Herrera

Reforma a pensiones

*Actualmente al momento de su retiro, un trabajador recibe 40% de su salario, indicó

Después de esta reforma al sistema de pensiones, se espera que el trabajador promedio aumente su pensión en un 40 por ciento; se trata de cambiar de manera radical las condiciones de retiro de los trabajadores para que tengan acceso a un retiro digno dijo el secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez.

Durante la conferencia de prensa mañanera en Palacio Nacional, durante la firma de la propuesta por el dirigente empresarial, Carlos Salazar Lomelín, el líder de la CTM, Carlos Aceves del Olmo y los coordinadores parlamentarios, Ricardo Monreal Ávila y Mario Delgado Carrillo, de la Cámara de Diputados, Herrera, dijo que las fallas que tenía el sistema actual y que tenemos que corregir, don:

El primero es que el ahorro y las aportaciones que se estaban dando no eran suficiente, lo cual hacía que, sobre todo para ciertos niveles de ingresos, la pensión resultará mínima. Por ejemplo, para un trabajador hasta con 40 salarios mínimos, al momento de que se retirara, hoy recibiría únicamente el equivalente al 30 por ciento de su salario; es decir, las condiciones de vida cambiarían drásticamente en el momento que está trabajando al momento que se está retirando.

Pero ese no era el único problema que había, hay un segundo problema. México es todavía un país con un alto grado de informalidad y, cuando se pensó este sistema, se pensó que México iba a transitar relativamente rápido a un mayor nivel de formalidad y para tener acceso a una pensión garantizada se requieren hoy mil 250 semanas de cotización, que es el equivalente a 25 años de trabajar.

Y esto no quiere decir que los trabajadores no hayan trabajado 25 años, es decir, incluso podíamos pensar en trabajadores que han trabajado 15 años en el sector informal, 15 años en el sector formal, es decir, que hayan trabajado 30 años y que, aun así, por no cumplir con las mil 250 semanas, no tienen acceso a una pensión garantizada. Esto claramente planteaba un reto para tratar de diseñar un sistema que fuera más justo, un sistema que fuera más adecuado.

Pero hay un problema, en las pensiones aportan tres entes: aportan los propios trabajadores, una parte de su salario se va como un ahorro; aportan de manera muy importante los empresarios, los patrones; y aporta el gobierno federal.

El gobierno federal aporta a través de diversas bolsas, aporta primero al sistema de pensiones; aporta más de 700 mil millones de pesos al año al sistema de pensiones del Issste; más de 300 mil millones de pesos al año al sistema del IMSS.

Entonces, una discusión que siempre se da aquí y que a veces hace que las reformas se vayan retrasando, es en el nuevo mecanismo, cuánto se va a aportar y quién va a aportar. Y algo que ayudó a facilitar la negociación fue, como señaló el presidente, la actitud extraordinariamente proactiva del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, que asumió que tiene que haber un empresariado ahora con mucha más conciencia social y que les correspondía a ellos dar el primer paso y el paso más importante.

No solamente están los tres entes, sino están también los dos presidentes de las juntas de Coordinación Política, tanto de la Cámara de Senadores como de la Cámara de Diputados, porque esto tendrá que tener un tránsito legislativo.

Ahora, ¿cuáles son los objetivos de la propuesta y qué es lo que se está buscando llegar a ella?

 

La primera es, como ya señalé, se va a elevar la tasa de reemplazo de los trabajadores en un promedio de 40 por ciento y los trabajadores que menos recibían, que eran los que tenían hasta cinco salarios mínimos, van a aumentar de un 31 por ciento a un 54 por ciento su tasa de reemplazo, es decir, va a aumentar más o menos en un 70 por ciento lo que ellos estaban recibiendo.

La segunda es que hay un cambio muy importante, que es no nada más va a haber más recursos para las pensiones de los trabajadores, sino que el límite inicial para que puedan recibir una pensión garantizada va a bajar de 25 años a 15 años y después va a ir subiendo paulatinamente, pero esto es reconocer que hoy un número importante de los trabajadores, aunque hayan dedicado una vida a trabajar, no alcanzan el mínimo para tener una pensión garantizada.

La pregunta relevante es ¿cómo se va a obtener eso?

Y la forma en la que se va a obtener es un aumento en la aportación total de 6.5 al 15 por ciento y la cual se va a elevar fundamentalmente por un incremento paulatino de la aportación de los patrones de 5.15 por ciento hasta 13.87 por ciento. En un periodo de ocho años, los patrones van a incrementar en 2.7 veces lo que ellos aportan para el retiro de los trabajadores.

La aportación que hace el Estado mexicano en este rubro no va a cambiar, va a tener un cambio de composición que explicaré en un segundo, pero el compromiso del Estado no está retirando.

¿Cómo está el sistema actual y cómo será el sistema?

Como pueden ver, hay tres partes que componen la aportación actual. La parte marrón es lo que ponen los trabajadores y en la barra de la derecha verán no va a cambiar; es decir, está cambiando el monto total de recursos para que los trabajadores tengan acceso a una pensión, pero no va a ser a costa de que tengan que ahorrar más los trabajadores y, por lo tanto, tengan que disminuir su ingreso disponible.

El gobierno hoy hace una aportación que va en dos partes. La parte moradita es la parte de lo que se llama la cuota social y tenemos una pequeña contribución ahí del 0.2, 2.5 directamente a las pensiones. La vamos a recomponer, el monto va a ser idéntico, pero va a ir fundamentalmente a los trabajadores que tienen hasta cuatro salarios mínimos y hay dos ideas detrás de esto: la primera es que hay que proteger a los trabajadores que ganan menos, pero la segunda es que hasta cinco salarios mínimos está el 80 por ciento de los trabajadores en México. Entonces, va a ir dirigido a los que menos tienen y a los que conforman la mayoría.

Pero, como pueden ver, la parte que incrementa mayormente es la parte de las aportaciones de los patrones. ¿En qué se va a traducir esto en concreto?

Lo que van a ver aquí son dos tablas. La tabla de arriba lo que tiene es: actualmente para cada uno de los niveles de unidades de medidas de actualización, lo que se llamaban antes salarios mínimos, ahora difieren ligeramente.

¿Cuánto recibe cada trabajador?

Un trabajador que tiene hasta un salario mínimo recibe hoy, y si trabajó 25 años, recibe el 68 por ciento de un salario mínimo, más el 34 por ciento de su ingreso viene por la pensión de adultos mayores.

 

La pensión de adultos mayores que se otorga a todos los adultos por arriba de 68 años, y que es permanente al tener ahora, a ser asegurada como un derecho constitucional, tiene un impacto muy importante en el retiro de los trabajadores, fundamentalmente en los de uno y dos salarios mínimos, representa el 34 por ciento y el 24 por ciento de sus salarios.

Si ven, por ejemplo, concentrémonos en el último, en el de UMAS, ese solamente tenía una tasa de reemplazo del 31 por ciento y el de cuatro UMAS de 35 por ciento; es decir, estos trabajadores estaban recibiendo apenas un tercio de lo que estaban ganando al momento de retirarse.

Con la nueva propuesta de reforma esto va a incrementar. Como podrán ver, para uno y dos salarios mínimos van a tener incluso un poquito más, considerando la Pensión de Bienestar para los Adultos Mayores de lo que estaban recibiendo ahora y para todos los demás van a incrementar de manera sostenible. Con esto van a tener una pensión que se acerca muchísimo a los salarios que tenían al momento de retiro y que les permite retirarse en condiciones dignas y justas.

Esto va a cambiar no nada más para los que llegan a los 25 años de haber estado cotizando, sino va a cambiar también para los que tienen únicamente 15 años de haber estado cotizando, van a tener niveles muy similares de pensión a pesar de que cotizaron únicamente 15 años y los que cotizaron 25 años. Esto es reconocer la realidad del país, y lo podemos ver en la siguiente gráfica.

¿Cómo van a quedar los resultados?

Hoy la pensión se otorga a partir de los 60 años, se necesitan 25 años y el monto garantizado es el mismo, independientemente de cuál es el salario de las personas. A partir de esta reforma pasarán dos cosas: no se afectan los derechos de los trabajadores, por eso la edad mínima para recibir la pensión siguen siendo 60 años, pero se necesitan únicamente 15 años de cotización y el monto de la pensión será el monto ahorrado y de las semanas que hayan… y hay una población mucho mayor beneficiada.

Al día de hoy con estatus vigente solamente el 34 por ciento de los trabajadores alcanza a tener una pensión garantizada; es decir, los trabajadores que alcanzan una pensión, tienen una pensión bajita que en algunos casos es el 30 por ciento de lo que estaban recibiendo y solamente un tercio de los trabajadores las recibe. Con la propuesta que estamos realizando, alrededor del 82 por ciento de la población va a tener acceso a una pensión garantizada.

Este es un paso más muy, muy importante, como dijo el presidente, muy, muy importante en la construcción de un sistema para una vida justa para los adultos mayores.

No es el único que hemos dado, probablemente el más relevante fue la reforma al artículo 4º constitucional a partir del cual los adultos mayores tienen derecho a recibir una pensión para apoyar sus gastos básicos de manutención en la vejez y este, al ser un derecho constitucional, está garantizando y el monto que se van a recibir no puede ser menor al del año anterior. Como vieron, para los trabajadores que están en los dos primeros niveles de salario representa cuando menos el 25 por ciento de todos sus ingresos.

 

La segunda reforma es esta que estamos planteando hoy, pero además se compone con otras iniciativas que ya hemos venido presentando a lo largo de los años, a lo largo de este último año y medio.

En enero del 2019, en este mismo foro anunciamos junto con la Amafore, la organización de las afores y el presidente de la República, el compromiso de las Afores para llevarla a sus comisiones a los estándares internacionales.

Cuando nosotros llegamos a esta administración, la comisión era por arriba del uno por ciento, que era relativamente alta para los estándares internacionales; para el año 2019, logramos que bajara a menos del uno por ciento; ahora para el 2020 fue un cambio radical, la caída fue más que la acumulada en los últimos tres años, está en 0.92 por ciento, pero ahora el total de las Afores cobran una comisión por abajo del uno por ciento.

La comisión para estándares internacionales está en alrededor del 0.7 y lo que vamos a buscar también a través de esta reforma es la obligación y el compromiso de converger de manera inmediata a los estándares internacionales.

Y, finalmente, había otra reforma que nosotros habíamos planteando, que enviamos al Congreso hace ya algunos meses, fue aprobada una versión de ella en la Cámara de Diputados, fue a la Cámara de Senadores, hicieron alguna modificación y está ya para su revisión final en la Cámara de Diputados, y es la que va a permitir cambiar el régimen de inversión de las afores, y lo que esto quiere decir es que los ahorros que están para el retiro de los trabajadores puedan invertirse en activos que les den un rendimiento mayor.

Tanto el punto tres, como el punto cuatro lo que están buscando es que los rendimientos de las Afores aumenten, pero vayan a dar a los trabajadores, que no se queden necesariamente en las administradoras, y esto suma a los acuerdos iniciales donde se está buscando mejorar el nivel de vida de los mexicanos en su etapa de adultos mayores.